Compartir

29/12/13

Retreat Notes II

Dar paseos por Macclesfield, Cheshire tiene sorpresas siempre. Cada rincón es interesante y siempre se hacen amigos. Hay mucha fauna suelta: tejones, conejos, faisanes, serpientes, vacas, topos, ovejas, palomas, urracas, patos, gansos... y mucho más. Yo estuve intimando con las vacas, que eran las más domesticas de todo. Venían corriendo como locas cuando les llevaba manzanas de un árbol cercano. Luego se quedaban paradas mirando, quizá inquiriendo más comida. ¿Inquiriendo?  
Mi amiga, La Vaca Paca
En uno de aquellos paseos bajo la lluvia vi a lo lejos un edificio en medio del verde que me llamó la atención. Pero era tarde, anochecía (aquí anochece a las tres) y me dije: ¡Volveré!
El asunto es que volví y aunque la entrada a la finca era clamente "Private", como buen español hice caso omiso y entré por el largo camino que conducía a la casa. Según google maps estaba en Henbury Park y digo yo que no hay nada malo en pasear por un parque por muy "Private" que sea. (Para dejaros tranquilos deciros que no pasó nada, no me detuvieron ni nada por el estilo, de hecho no había nadie). Hice algunas fotos del paraje y luego realicé mis investigaciones:
Copia hortera de Villa Rotonda
Esta casa fue construida hace treinta años por un descendiente de un famoso inventor, un inventor al nivel de Thomas Edison, un tal Sebastian Ziani de Ferranti. Y se inspiró ni más ni menos que en Paladio y su famosa Villa Rotonda de Vicenza.
Un poquillo grandilocuente para mi gusto, pero bastante vistoso, y en un entorno muy bonito. Hay que reconocer que le ha quedado chula la choza. A ver si el año que viene me encuentro con el dueño y me invita a un té.
Ahí, a lo lejos... Henbury Hall.

0 comentarios:

Publicar un comentario