Compartir

22/1/14

Ir al museo

Ir al museo, ¡qué cosa tan buena! 
Vivir en Londres tiene sus ventajas y una de ellas es la gran oferta cultural que presenta. Uno no acaba de ver las cosas.
Con cierta frecuencia suelo visitar los museos: Tate Britain, National Gallery, V&A, Tate Modern, Saatchi Gallery, Wallace Collection... como se puede observar sobre todo me gusta ver pintura.
Ayer estuve en la National Gallery y disfruté. Es increíble encontrar tanta obra maestra junta, justo ahí, delante de tus narices. 
Siempre suelo hacer el recorrido en sentido cronológico inverso. Me gusta ver con la mirada del pintor. Descubriendo las influencias de unos a otros. Los cuadros que hablan, los cuadros que se hablan, los cuadros que te hablan. Cuadros que nunca fueron pensados para estar juntos. Autores que nunca se conocieron.
Ayer me di cuenta de lo que se parecen Renoir y Monet, Gainborough y Goya. Flipé con Van Dyck.
Velazque, Murillo, Rafael, Sassoferrato... Vi detalles nuevos, la pincelada de Cezanne.
Tintoretto, Rembrandt..., nunca se acaba de ver un cuadro, como nunca se deja de escuchar una canción. Nunca se acaba de ver un museo.
Hay algo eterno, y quien diga lo contrario no conoce lo que es el arte.
Pero lo que quiero decir es que, ahí en tu ciudad también hay grandes museos, grandes artistas, no los desaproveches.
Ir al museo, ¡qué cosa tan buena!

0 comentarios:

Publicar un comentario