Compartir

15/4/14

London Galleries VI - National Gallery

Hace unos días alguien me preguntó, qué cuál era el cuadro que más me gustaba de la National Gallery. No supe responderle, primeramente porque tengo memoria de pez y en segundo lugar porque no es fácil elegir.
Escribir sobre lo que te gusta ayuda a recordarlo a fijarlo en la memoria. Por eso he decidido escribir sobre todo lo que veo.
¿Qué es lo que más me gusta de la National Gallery? Todo depende del tiempo que le dediques, cuanto más tiempo más difícil es la elección. Ahora me gustan demasiadas cosas. Me quedo con todas. 
Siempre que voy a la National Gallery hago el mismo recorrido, a la inversa, contracorriente, como el salmón. Empiezo por el siglo XX y voy hacia atrás. La parte del románico, gótico… me gusta, pero no me inspira tanto. Además en valencia, en el San Pio V, tenemos una muy buena colección. 
La semana pasada tras hacer la típica visitilla decidí ir a ver a Velázquez, Murillo, El Greco… tomé asiento, ¡que orgullo estar contemplando estos grandes maestros en tierras extranjeras!, pasé una media hora sentado viendo los tres o cuatro cuadros que tenía enfrente del cómodo sofá, y mirando a la gente que pasaba.
A veces es tanto o más interesante el cuadro como la gente que observa el cuadro o que pasa de largo (sus motivos tendrán).
Como historiador del arte me gustaría hacer una corrección a uno de los letreros que dan explicación a uno de los cuadros del Greco. Si consigo que me hagan caso ya os lo avisaré. La pintura representa la expulsión de los mercaderes del templo.
En el templo el greco ha pintado dos cuadros, uno con la expulsión del Paraíso y el otro con el sacrificio de Isaac. La expulsión del paraíso tiene relación con la escena representada de la expulsión de los mercaderes. Es la santa ira divina. Y por otro lado tenemos el sacrificio de Isaac.
En la cartela dice que representa el sacrificio de Cristo y no estoy de acuerdo. Si y no. Yo creo que el Sacrificio de Isaac en este contexto representa la misericordia divina ante la fe de Abraham. Es el contrapunto a la imagen de la expulsión del Paraíso. 
Al lado de este cuadro hay varios Velazquez, entre ellos la Inmaculada y otro cuadro, un tanto atípico, en el que se ve a un ángel enseñando a un alma humana el padecimiento de Cristo flagelado, la pasión de Cristo, el desagravio por los pecados, la piedad, la compasión.
Por último, un cuadro de Murillo: Las dos trinidades. Este cuadro también me gustó mucho. Me fijé en que la mirada de Dios Padre y la Virgen son parecidas, pero San José, sin embargo, es el único que mira fuera del cuadro, nos mira, quizá un tanto descolocado ante el papelón que le viene encima. Una obra maestra.
En mayo haremos una visita con el colegio… a ver si les puedo explicar alguna cosa.

0 comentarios:

Publicar un comentario