Compartir

28/2/22

Eventos pasados fueron mejores, o no

Como tengo mala memoria, este blog funciona para mi como un cuaderno de bitácora, un recordatorio de aquellos eventos, lugares, espectáculos, lecturas... que han dejado huella en mí o simplemente quiero que no se me olviden.

Acabo de terminar el documental de Netflix sobre el bailarín tártaro Rudolf Nuréyev. Me ha parecido muy interesante, toda una personalidad, una sensibilidad, una genialidad... el documental entre muchos aspectos de la vida del artista habla bastante de la URSS, la guerra fría, la caída del muro hace ya algo más de 30 años..., situaciones difíciles que ahora tristemente se vuelven a repetir, como estamos viendo en Ucrania.

El documental de Nuréyev me ha recordado eventos pasados a los que pude asistir, que no han quedado reflejados en el blog y que me gustaría que no quedaran en el olvido. Así que aquí va una breve relación de la reciente actividad cultural (seguro que me dejo cosas) tras el abandono de los últimos años. 2020-2021 año de pandemias, año de "bienes" culturales.

El festival de Málaga, del que ya hablé, que se celebró en agosto de 2020 me permitió conocer aquella maravillosa ciudad volcada con el arte. Visité el Museo Picasso, al Museo Carmen Thyssen, con la exposición de Toulouse-Lautrec y el circo  y el Centre Pompidou.

Desde finales de agosto, París ha entrado a formar parte de mi vida, y he podido disfrutar de su amplia oferta cultural: Musée Marmottan Monet, Orsay, l'Orangerie y un largo etcétera... tanto, que no lo recuerdo todo.

En octubre, estuve en la región francesa de la Camarga y fuimos a la Fondation Vincent van Gogh de Arles, entre otros lugares. La Camarga es una región que merece la pena visitar y que está muy cerquita de España. Cuánto nos cuesta cruzar las fronteras!

En febrero de 2021 estuvimos en Madrid viendo la exposición de Alexej von Jawlensky: "El paisaje del rostro", en la Fundación Mapfre y también fuimos al museo Thyssen-Bornemisza y al Museo Sorolla.

Más adelante, en marzo, asistimos a la Opera de Les Arts de Valencia para ver Falstaff de Giuseppe Verdi.

El 19 de junio fuimios a la Gaîté Lyrique para ver la exposicón de Olivier Ratsi, "Heureux soient les fêlés, car ils laisseront passer la lumière", un espectáculo de luz y sonido espectacular y por la tarde estuvimos en la Ópera de París, Palais Garnier en el Hommage à Roland Petit (Le Rendez-vous,  Le Jeune Homme et la Mort y Carmen), coreografía de Roland Petit dirigida por Pierre Dumoussaud.

Otro finde fuimos al Museé Jacquemart-André a ver la exposición de Paul Signac: "Les harmonies colorées". No hay fin de semana sin cultura en París... no quiero abrumar con tanto evento, pero como sé que no me lee nadie no hay problema. Esto es para mí.

También fuimos a la ópera Bastilla, corriendo que no llegamos, apurando para ver Roméo et Juliette, espectáculo que ha sido la chispa para este post. Música de Serguéi Prokófiev, coreografía de Rudolf Nuréyev y dirección de Vello Pähn.
Qué la cultura no pare!!! Pude también asistir a la Philharmonie de Paris para ver a Daniel Barenboim  dirigiendo la Staatskapelle Berlin interpretando la Simfonía nº2 y nº3 "Heroica" de Ludwig van Beethoven.

La reactivación de la Bourse de Commerce con la Colección Pinault fue una de las inauguraciones más esperadas de 2021 y la que pude asistir a finales de julio justo antes de venirnos a Colombia. 

Recientemente en 2022 hemos ido a ver a Anselm Kiefer, pour Paul Celan en el Gran Palais Ephémère de París, (artista que ya viera en la RA allá por el 2014 y que me causo una gran impresión), y en Bogotá fuimos al MAMBO (Museo de Arte Moderno de Bogotá) a ver tres exposiciones. La que más me llamó más la atención Cicatrices de Luz Lizarazo. 

Se acabó esta innecesaria y exhaustiva relación. Prometo, que a partir de ahora, al menos en esta nueva época colombiana seré más regular a la hora de publicar. Hay que seguir escribiendo, aunque sólo sea para uno mismo.

0 comentarios:

Publicar un comentario