Compartir

2/2/22

Quan la Candelaria plora, l'hivern és fora

El 2 de febrero se celebra la fiesta de la Candelaria. Una fiesta antiquísima, celebrada ya en los primeros siglos de la Iglesia y que fue oficialmente instituida por el Papa Sergio I en el siglo VII. 

En esta fecha se recuerda la presentación de Jesús en el Templo de Jerusalén después de su nacimiento y la purificación de María. Se celebra el día 2 de febrero por ser cuarenta días después del nacimiento de Cristo, el plazo que marcaba la ley de Moisés para la purificación de las mujeres que habían dado a luz (Lv 12,1-8), ocasión que la Sagrada Familia aprovechó para cumplir otro precepto: la presentación de los primogénitos en el Templo. 

Canarias tiene un gran papel en la difusión de la devoción de esta advocación mariana. La historia cuenta que en torno al año 1392 o 1401, una imagen de la Virgen María fue encontrada a orillas del mar por dos pastores guanches de la isla de Tenerife... a raíz de este suceso, con la llegada de los epañoles se desarrolló el primer culto a la advocación mariana de la Candelaria. Posteriormente la devoción se propagó por toda América. (Anécdota: es sabido que Hernán Cortés llevaba al cuello una medalla de esta imagen a su llegada a América).

El 2 de febrero es una fecha muy señalada:
En Estados Unidos, es el conocido Día de la Marmota. 
También para los tinerfeños, tiene gran importancia, ya que celebran el día de su patrona: la Virgen de Candelaria. 
Importante es la dimensión popular de esta fiesta, atestiguada por proverbios y costumbres, vinculados en particular al paso del invierno a la primavera. Para el mundo agrícola es un día muy relevante: el 2 de febrero delimita la mitad del invierno. Las horas de sol cada día duran más y las jornadas se vuelven más primaverales.
Este año vamos a morir todos, (clica en la imagen).
El nombre popular de La Candelaria o Fiesta de la luz proviene de la tradición de hacer ese día una procesión, nada que ver con la "lupercalia", en la que los fieles llevan velas encendidas. Estas velas representan a Jesús, la luz del mundo, parafraseando las palabras que el viejo Simeón dijo tomando a Jesús en sus brazos el día que fue presentado en el templo: “Ahora, Señor, puedes dejar a tu siervo irse en paz, según tu palabra: porque mis ojos han visto tu salvación, la que has preparado ante la faz de todos los pueblos: luz para iluminar a los gentiles y gloria de tu pueblo Israel.” (Lc 2,30-32). Cristo, la Luz del mundo, presentado por su Madre en el Templo viene a iluminar a todos como la vela o las candelas, de donde se deriva la advocación de la Virgen de la "Candelaria".

Si has aguantado toda esta chapa descubrirás porqué la Candelaria es importante para mí... Ese fue el día en que me bautizaron, aspergiendo sobre mi "achichonada" cabeza, nada más y nada menos que, agua del río Jordán.
Yo siempre lo celebro y me gusta ir a Misa para que me den mi velita... no sé si iluminaré a alguien, con iluminar mis pasos me conformo.

0 comentarios:

Publicar un comentario