Compartir

5/2/22

Le village aux mille couleurs

Las aficiones hay que cultivarlas, hay que dedicarles tiempo para que no se estanquen, para que no mueran. Necesitan un espacio, no sólo en la mente, si no también un tiempo y un lugar. El ubi que se le da gracias a la convicción de que el tiempo dedicado merece la pena. 

Aunque pinte de año en año... sigo disfrutando. Pero creo que pintar como afición tiene los días contados, por todo lo que vengo diciendo..., o pinto de manera "profesional" o no pinto nada.

A las aficiones hay que dedicarles tiempo para que evolucionen y progresen, la falta de inspiración no es ni más ni menos que falta de trabajo. Lo tengo comprobado. Y como dijo otro Pablo, "la inspiración existe pero tiene que encontrarte trabajando".

Qué siempre pinto lo mismo, qué no hay ideas nuevas, qué falta creatividad... pienso que es por falta de volumen creativo, de cantidad. La cantidad facilita la calidad, es decir, cuanto más creación más fácil será que surja algo que destaque, nuevas líneas, nuevos motivos, nuevas técnicas. 

Así que voy a seguir pintando algo. Saludos!

0 comentarios:

Publicar un comentario