Compartir

6/7/14

Coliseo Romano


Ben Hur y Messala salen de fiesta
Esta semana tuve el privilegio de disfrutar de Wimbledon. El martes tenía toda la tarde por delante y me acerqué al All England Club para ver el ambiente... y sin quererlo me encontré dentro de la pista central viendo el partido entre Rafa Nadal y Nick Kyrgios. Quedé muy impresionado. Lo que siempre veía en la tele y consideraba de gente "very posh" estaba viviéndolo en mis propias carnes. Y hay que reconocerlo, es espectacular.
El miércoles volví, y otra vez a la central: Murray, Dimitrov, Federer, Wawrinka... el mejor tenis del mundo y mucho por analizar: el juego, el lugar y sus gentes.
Es muy fácil acostumbrarse al espectáculo y al postureo de los grandes eventos, estar sentado al lado de los duques de Cambridge tiene su aquel y esas cosas enganchan.
El estadio, descendiente directo del Coliseo Romano con sus Federer, Djokovic, Neymar Jr. o Bolt... nuevos gladiadores de nuestra era.
Pan y circo para todos. Once in a lifetime.

0 comentarios:

Publicar un comentario