Compartir

26/7/14

Tan fresco como una lechuga


Hay fechas importantes que pasan inadvertidas, quizá porque no son tan importantes. En todo caso, no hay que desaprovechar las oportunidades para festejarlas y escribir una entrada conmemorándolas. No hacerlo sería como olvidar felicitar el cumpleaños de un amigo.
Hoy hace un año llegué a Londres, hubo gente que me ponía fecha de caducidad. Y hasta yo mismo me sorprendo. Un año y tan fresco como una lechuga. Esto hay que celebrarlo.
Es hora de hacer balance, y tengo que decir que en general, ha sido un año muy positivo. Londres es una ciudad increíble, una de las grandes capitales del mundo donde la diversidad abunda y te sorprende. Conclusión: Hay que salir.

0 comentarios:

Publicar un comentario